Francisco de Javier (7 de abril de 1506 –3 de diciembre de 1552) fue un religioso y misionero navarro, que formó parte del grupo precursor de la Compañía de Jesús –los jesuitas- y estrecho colaborador del fundador de tal compañía, Ignacio de Loyola. Este hombre fue conocido por sus misiones en el oriente asiático. De hecho, fue nombrado el Apóstol de las Indias.

Francisco Javier fue canonizado por la Iglesia Católica con el nombre de San Francisco Javier en 1622. Fue canonizado por el Papa Gregorio XV junto a San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Jesús, San Isidro Labrador y San Felipe Neri.

San Francisco Javier ha sido nombrado patrono de varios sitios. Por ejemplo, en 1748 fue declarado patrono de todas las tierras al este del cabo de Buena Esperanza; en 1904, patrono de la Obra de la Propagación de la Fe y en 1927 el papa Pío XI le nombra Patrono de las Misiones junto a santa Teresita del Niño Jesús. Un nombramiento curioso pudiera resultar el que se le hizo en 1952, cuando el papa Pío XII lo proclama patrono del turismo. Interesante, ¿verdad?