La Compañía de Jesús, orden a la que pertenecen los comúnmente nombrados jesuitas, fue fundada en 1539 por San Ignacio de Loyola (Azpeitia, 1491 – Roma, 31 de julio de 1556). Este religioso español fue declarado santo por la Iglesia católica, y también fue militar. Loyola se convirtió en el primer general de la congregación de los jesuitas.

Loyola fue el hermano menor de ocho hijos, y no fue secundario en su familia. Desde el comienzo su destino estaba claro: ser hombre de armas o dedicar su vida a Dios. Su infancia transcurrió en el valle de Loyola, entre las villas de Azpeitia y Azcoitia, en compañía de sus hermanos y hermanas. Se supone que su educación debió estar regida por las directrices del «duro mandoble» y del «fervor religioso», como era costumbre en aquella época.

 

En 1507 muere su madre y el Contador Mayor de Castilla, Juan Velázquez de Cuéllar, pide a su padre que le envíe un hijo suyo para tenerlo como propio. Los hermanos deciden mandar al menor, quien va a Arévalo, donde pasaría alrededor de once años. En 1517 Velázquez de Cuéllar cae en desgracia, al morir Fernando el Católico, y al año muere. Su viuda manda a Íñigo –nombre de nacimiento de Ignacio- a servir al duque de Nájera, Antonio Manrique de Lara, que era virrey de Navarra.

En el año 1521 sucede una incursión de tropas franco-navarras que vieen de Baja Navarra en su intento de reconquista y expulsión del invasor, en las que participaban los hermanos de Francisco Javier. Allí lucha Ignacio y cae herido. Mientras se recupera lee textos religiosos y esto influye en su deseo de dedicar su vida a Dios.

En Barcelona se hospeda en el Monasterio de Montserrat de los benedictinos lugar donde cuelga su vestidura militar frente a la imagen de la Virgen. Luego se traslada a Roma, luego a Jerusalén y luego a Barcelona de nuevo. Allí estudia latín y se inscribe en la universidad Alcalá de Henares, donde estudia desde 1526 a 1527. En febrero de 1528 entra en la Universidad de París, donde estudia por más de siete años.

Más tarde Viaja a Flandes e Inglaterra para obtener dinero para su obra. El 15 de agosto de 1534 él y sus compañeros Francisco Javier, Pedro Fabro, Alfonso Salmerón, Diego Laínez, Nicolás de Bobadilla y Simão Rodrigues fundan la Sociedad de Jesús, conocida luego como la Compañía de Jesús.