Las personas tienen la necesidad de reunirse, debatir, conversar, creer en algo. Muchas veces todo comienza con el gusto por algo. Hace poco vi un grupo de chicos en la calle que debatían sobre el patinete eléctrico etwow de manera muy seria. Cada uno decía su opinión sobre el vehículo y confrontaban ideas y criterios. Luego de escuchar parte de la conversación me fui dando cuenta de que como mismo ha sucedido con otros productos (los teléfonos móviles, por ejemplo), poco a poco se ha ido creando como una especie de culto, de religión, en torno a los patinetes eléctricos.

Hoy día no es extraño encontrar en la calle a chicos y chicas conduciendo uno de estos vehículos. Los Etwow son especiales dentro de la amplia gama de patinetes. ¿Por qué? Bueno, en primer lugar son muy fiables. Luego de años de relación con los mecánicos de los puntos de venta y los de servicios técnicos repartidos por todo el mundo, se ha llegado a la conclusión de que los patinetes E-Twow son los que menos averías presentan. Por otra parte, su ligereza es digna de envidia. Con tan solo 10,7 kilos los patinetes E-Twow proporcionan seguridad y facilidad para conducir. No sigo yo si se va a crear una religión en torno a ellos!